Contención del gasto, austeridad gubernamental y abatimiento de la corrupción; estrategia del rescate financiero: Omar del Valle

Contención del gasto, austeridad gubernamental y abatimiento de la corrupción; estrategia del rescate financiero: Omar del Valle

+ Deuda pública por 22 mil millones de pesos

+ Déficit de cinco mil 471 millones de pesos

+ Finanzas, motor del desarrollo de Sonora

 

 

Por: Alejandro Islas Galarza

 

Hermosillo, Son (Mi Carta de Hoy). – Omar del Valle Colosio, secretario de Hacienda del gobierno del estado, planteó que el valor de las finanzas públicas no solamente es monetario, sino que la articulación del presupuesto de manera operativa y programática, deben manejarse con institucionalidad, con transparencia y como elementos de gobernanza para que efectivamente sean “un motor de desarrollo para la ejecución de los programas de gobierno y atender la parte más esencial”.

En conferencia de prensa, el responsable de la política financiera del actual gobierno que encabeza Alfonso Durazo Montaño, agregó que efectivamente la deuda pública del gobierno del estado, asciende a más de 22 mil millones de pesos y que las cifras que se han revisado, arrojan un déficit superior a los 4 mil 400 millones de pesos, más los gastos ineludibles que se debe atender, marcan los cinco mil 471 millones de pesos.

Que se componen por gastos ineludibles como son de nóminas, pensiones, jubilaciones, gasto operativo y aportaciones a los municipios, más los registros de pasivos observados con el Isssteson por la falta de aportaciones de cuotas y aportaciones retenidas y que suman más de 2 mil 477 millones de pesos.

Además de los pasivos “legados” particularmente de proveedores que igual, deben atenderse y cuya deuda supero los cinco mil 200 millones de pesos; así como los pasivos contingentes con distintos juicios de corte laboral en contra del gobierno y que ascienden a más de tres mil 300 millones de pesos.

Del Valle Colosio, preciso que del resultado de esta información es menester diferencias la deuda púbica que tiene el estado a largo plazo, el manejo de caja y manejo de tesorería que han generado desequilibrios, sin embargo, señalo que éste, no es un tema nuevo.

Puesto que, en años previos, ya se venía generando un déficit en los flujos del estado, por la falta de una política de pagaduría, por la falta de una política de control de caja y falta de criterios de prelación sobre el uso de los recursos.

En ese sentido el 2020 independientemente por la pandemia, se registró un déficit superior a los tres mil 700 millones de pesos en caja y se observó una caída en las participaciones y unas reasignaciones de gastos.

Para este año se hicieron adelantos de participaciones que debieron cubrir el gasto para el cual fueron etiquetadas, pero se atendió una caída de los ingresos para liquidar deudas de corto plazo, afectándose con ello, las particiones de fin de año.

Luego entonces las participaciones para este año, han sido reducidas por estas afectaciones del año anterior.

Del Valle Colosio, precisó que más allá de los flujos para atender estas necesidades de pago, el anterior gobierno no activo las “alertas tempranas”.

Por quienes deben revisar el gasto público, organismos internos y agencias externas que realizan este tipo de ejercicio que pone “alertas” sobre cómo se está ejerciendo el gasto púbico.

Derivado de toda esta crisis financiera, se está implementando una estrategia de financiamiento de manera muy inmediata en coordinación con la federación y reorganizando las participaciones futuras

“Tal es el desequilibrio con el que se cierra la administración pasada que nos obliga a la presente administración a hacer un ejercicio de reacomodo de las participaciones”, subrayó.

En ese sentido, la actual administración trabajara en la contención del gasto, en programas de austeridad, abatimiento de la corrupción y con estrategias financieras que permitan estabilizar las finanzas

Para ello se fortalecerá el control de caja única, control con reglas de operación de tesorería –el estado no cuenta con esa herramienta- que defina las ordenes de prelación y que no sean discrecionales los ejercicios del gasto.

Asimismo, se establecerán mesas de diálogo con las diferentes instituciones con las que se tienen adeudos significativos, no solo del gobierno central sino con organismos autónomos, paraestatales y proveedores.

De igual forma se mejorará la recaudación tributaria, con mejores prácticas   y con ello elevar los ingresos propios que actualmente son menores al 15 por ciento, siendo esta “una parte estratégica para el cierre de año”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.